-

6 diferencias clave entre un Hosting compartido y un VPS

Escoger un hosting para almacenar la página web es una decisión importante que puede intimidar a muchos. Incluso los que conocen de tecnología lo piensan dos veces antes de inclinarse por alguno de ellos, ya que tienden a confundirse.

Dado que tener presencia digital ya no es opcional, sino una obligación, puesto que se ha convertido en un medio para impulsar a la marca y cumplir las metas propuestas para un mejor posicionamiento en el mercado. Para lograrlo, es necesario pagar por un servicio de hosting web.

Este, es un espacio de un servidor que se paga para almacenar información de una página y así funcionar correctamente. Se trata de una computadora con mucha potencia y capacidad para el dominio de una web que funciona todos los días del año.

Hay dos tipos de alojamiento que son los más utilizados, el VPS (o servidor virtual) y el hosting compartido.

Se debe aclarar, que no importa el tipo de servicio que se esté pagando, ambos son compartidos entre las personas que alquilan en el servidor. La cuestión es que se le llama hosting compartido, cuando los recursos (como la memoria RAM, el procesador, el disco duro) de la computadora en donde está almacenada la información es distribuida entre todos los que alquilan.

Mientras que se trata de un VPS cuando se obtiene un ambiente privado para tu dominio. Es decir, a pesar de que todos comparten un lugar en el servidor, el portal tiene recursos dedicados para más control y mejoras. Es más costoso que el compartido debido a sus características. Sin embargo, se debe tener en cuenta lo siguiente: Si adquieres el primero sobrarán recursos para ir optimizando poco a poco la página web. En cambio, un hosting compartido tendrá espacio y componentes solo para pocas modificaciones.

Si estás buscando un servicio para lanzar tu página web puedes encontrar aquí las mejores opciones de 2020. Esta lista tiene en cuenta el rendimiento de cada hosting web, sus precios y características especiales. A continuación te mostramos las 6 diferencias principales entre los alojamientos web, para que así puedas decidir cuál escoger:

1- Recursos disponibles

En el hosting compartido la capacidad de los componentes del servidor son divididos entre los usuarios que alquilan el espacio, y si el dominio de uno de ellos necesita más potencia para funcionar, los demás se verán afectados.

Por otro lado, a pesar de que en el VPS también se comparte un espacio en el servidor, cada usuario tiene recursos que puede usar como desee sin afectar al otro. Lo más importante es tener velocidad de procesamiento y memoria ram, para que el portal web cargue rápidamente; y almacenamiento en forma de disco sólido para guardar todo tipo de archivos, sin que disminuya la velocidad de la página.

2-  Crecimiento continuo

Si es necesario mantener una página web que se deba modificar constantemente, añadiendo información, cambiando temas y que permita generar más tráfico, se usa un servidor privado. Esto permite la constante optimización de la misma hasta que los componentes alquilados lo permitan.

En el caso contrario, si la web que se plantea desarrollar va a ser estática, que una vez tenga el contenido subido a la red no será modificado, la mejor decisión es un servidor compartido.

3- Escalabilidad

Cuando se comienza un proyecto, toda inversión cuenta. Y para ahorrar dinero la mejor opción es usar un hosting compartido y así iniciar operaciones.

Como la capacidad que tiene este servicio es reducida, si no llega a ser suficiente para que la página web funcione y cargue rápidamente,  se puede cambiar el dominio a un VPS sin ningún problema. La diferencia en precio no es mucha, pero el rendimiento sí lo será.

4- Servicio técnico

Antes de escoger un hosting, es importante conocer el tipo de servicio técnico que tiene. Si solo atienden bajo solicitudes o si es 24 horas. Además de ello, comprobar que el soporte hable el mismo idioma que el cliente, y en caso de que no, comprender el idioma que ellos hablan para poder solventar cualquier problemática.

Una caída del servidor de alojamiento significa mucho para una web, pueden ser ventas perdidas, tráfico perdido y mucho más. Por lo tanto, tener un equipo de soporte técnico que pueda resolver todo rápidamente para que los daños sean mínimos.

5- Seguridad

Los protocolos de seguridad que se aplican a un VPS son gestionados por la empresa que ofrece el servicio o por quien lo paga. Estos suelen ser más estrictos ya que son personalizados de acuerdo a la página. En el caso del servidor compartido, todos los dominios almacenados comparten un mismo tipo de seguridad, lo que podría poner en riesgo la integridad de las otras webs si una de ellas es vulnerada.

Algunos de los métodos de seguridad que se usan son: respaldo de información almacenada en el hosting, firewall, antispam o la protección contra ataques DDoS.

6- Compatibilidad con los programas

La compatibilidad con los programas permite optimizar la web tanto como se necesite. En el VPS, como se tienen recursos determinados, se pueden instalar todos los programas que los componentes puedan correr, como por ejemplo WordPress y sus plugins, temas, plantillas.

En el caso del hosting compartido, como la capacidad se divide entre sus usuarios, los programas que se pueden usar son limitados.

La compatibilidad  lo determina el sistema operativo que se utilice, que puede ser Linux o Windows. Y en el caso del primer tipo de alojamiento, es posible escoger cuál S.O se instalará en el hosting de acuerdo a las necesidades del proyecto; mientras que en el segundo, el cliente se debe adaptar al que ya esté instalado.

Estas son las diferencias principales que tienen el VPS y el hosting compartido. Para alquilar uno, es necesario que conozcas bien qué tipo de web estás buscando, para que puedas tener el mejor rendimiento posible.

Hay muchas características más que se deben estudiar como la posibilidad de usar subdominios, cuentas de correo electrónico empresarial, entre otras.

Ten en cuenta que no se deben comparar los hosting de web pagos con los gratuitos, ya que estos últimos son muy limitados. Pueden servir para dar inicio a un proyecto debido al bajo costo que esto supone, pero rápidamente quedan sin recursos disponibles, no poseen buen servicio técnico para solventar problemas y pueden ser vulnerados fácilmente debido a que no cuentan con los protocolos de seguridad pertinentes.

Lo último...

Qué tener en cuenta antes de comprar un dominio – Consejos útiles

En la actualidad, tener una web de tu negocio es casi un requisito para conseguir clientes. Ya sea que tengas una empresa o tú...

¿Quieres aumentar las ventas de tu empresa? El diseño web es la mejor herramienta

Los cambios tecnológicos que nuestra sociedad adopta constantemente también van variando los diferentes tipos de formas de hacer negocios y comercio. Todo lo que...

Un 27% ha realizado más horas de lo normal durante el teletrabajo

Con la declaración del estado de alarma, casi la mitad de los españoles empezaron a trabajar desde casa, siempre que su puesto lo permitía....

Cada vez hay más consumidores que consideran los pagos electrónicos seguros

Desde el pasado mes de marzo, llevamos confinados en casa saliendo solo lo justo para hacer frente al Covid-19. En todo este tiempo, las...

El arte digital interactivo: conoce las nuevas formas de hacer publicidad

La publicidad y el arte han estado fuertemente vinculados a lo largo de la Historia llegando a establecer cierta dependencia en determinadas etapas, ya...