Calidad en el mundo de la automoción gracias al uso del marcado láser

Vivimos en una sociedad donde la tecnología avanza a pasos agigantados. Gracias a estos avances, es posible poder disfrutar de productos de mayor calidad. Muchos de estos avances son utilizados en nuestro día a día, aunque en muchas ocasiones no nos demos cuenta. Un claro ejemplo lo encontramos en el marcado láser automoción, es decir, el marcado láser que se lleva cabo en los componentes que forman parte de los vehículos que utilizamos cada día. Como para muchos de vosotros, este término puede ser nuevo, hoy os queremos hablar de qué se trata esta técnica muy utilizada en la actualidad y sus innumerables beneficios que ofrece dentro de la industria automovilística.

¿En qué consiste el marcado láser dentro de la automoción?

Hoy en día, el láser es utilizado para multitud de cosas. Los hay de muchos tipos diferentes que son utilizados según nuestras necesidades. Por ejemplo, lo podemos utilizar para perforar materiales, realizar cortes de piezas con gran precisión, realizar mediciones e incluso para operar ciertas partes del cuerpo, por ejemplo la vista.

Dentro del campo de la automoción, el marcado láser es utilizado para marcar todas aquellas piezas que forman parte del vehículo de una forma permanente y duradera. Con esto lo que se pretende es poder tener localizadas todas las piezas utilizadas, pudiendo realizar un seguimiento de ellas. Para conseguir esto, se suelen marcar mediante números de serie, matrices de datos, códigos 2D o códigos QR, por citar algunas técnicas.

Por medio de este marcado, los fabricantes pueden detectar en todo momento cualquier anomalía que pueda ocurrir, aportando un extra de seguridad, ya que el productor puede conocer si se están utilizando los componentes correctos y la fiabilidad de estos.

Ventajas del marcado láser en automoción

Como hemos comentado al principio de nuestra publicación, el uso del marcado láser en la industria del automóvil ofrece muchas e interesantes ventajas que creemos que es bueno que las conozcáis.

El primero, y quizás más importe, es que este tipo de marcado es permanente, resistente al desgaste, al calor e incluso al contacto con ácidos. Gracias a esto, es posible garantizar la trazabilidad y la calidad de los componentes.

También es importante destacar su versatilidad pudiendo grabar cualquier cosa, ya sea un logotipo, un código alfanumérico o un código de barras, independientemente de su complejidad. La alta definición de sus grabados es otro de sus puntos clave, ofreciendo resultados de gran precisión.

Otra de las grandes ventajas es la velocidad con la que se lleva a cabo el proceso de marcado. Suele tratarse de tiempos muy breves incluso en aquellos casos en los que se traten de contenido variable, por ejemplo, número de series, logotipos o códigos.

Por último queremos hablar de su eficiencia, ya que se trata de una técnica que no requiere de ningún otro recurso como pueden ser el uso de tintas. Esto hace que no sea necesario realizar un tratamiento antes de llevar a cabo el marcado, y tampoco después, garantizando no sufrir ningún tipo de desgaste con el paso del tiempo.

Está claro que el uso del marcado láser en las piezas que se utilizan para la fabricación de los vehículos, nos aporta un extra de seguridad. ¿No pensáis que es así? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here