10 claves que te ayudarán a disminuir los riesgos en ciberseguridad en 2018

Internet se ha convertido en nuestro gran aliado. Desde la red podemos hacer de todos. Desde comprar ropa en cualquier de las muchas tiendas online que están abiertas, hasta hacer una transferencia bancaria o mantener una conversación con alguien que está a miles de kilómetros. El problema es que todo esto ha traído consigo la aparición de muchos tipos de amenaza que ponen en jaque a usuarios y empresas. Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), los incidentes en ciberseguridad han aumentado exponencialmente en los últimos años, llegando a multiplicarse por seis desde 2014 y superando ya los 113.000 hasta octubre de 2017. A pesar de este aumento, tomando las medidas necesarias podemos minimizar los riesgos en ciberseguridad. A continuación compartimos algunas claves publicadas por Techco Security para correr el menor peligro posible.

Fuente: pixabay

No conectarse a redes y dispositivos desconocidos

Debemos tener mucho cuidado a la hora de conectarnos a redes y dispositivos no confiables. Los atacantes harán uso de la Inteligencia Artificial en campañas Malware para aprender de sus errores en campañas anteriores.

Tener instalado un antivirus

Se trata de una recomendación que estamos cansados de escuchar, pero que aún son muchos los que no utilizan este tipo de herramientas. Un antivirus en nuestro equipo, puede evitar que seamos infectados por algún malware.

Claves para bloquear los equipos

Debemos acostumbrarnos a dejar nuestros dispositivos bloqueados con contraseña siempre que nos alejemos de ellos. De esta forma, podremos evitar que alguien los pueda utilizar.

Usar contraseñas complejas

Fuente: pixabay

¿Cómo de complicada es vuestra contraseña? Por naturaleza, siempre intentamos utilizar claves sencillas para acordarnos de ellas, pero con esto estaremos poniendo en riesgo nuestra integridad digital.

Desconfiar de emails o enlaces sospechosos

En ocasiones no tomamos las medidas suficientes a la hora de pulsar sobre algún enlace recibido en nuestro correo o al entrar a una página web sospechosa. Aunque creamos que es totalmente segura, el simple hecho de pulsar ese link, puede provocar que seamos infectados con algún tipo de virus.

Cuidado con los servicios en la nube

Aumentarán exponencialmente los ataques y las filtraciones de datos procedentes de servicios Cloud y dispositivos IOT (Internet of Things) del mismo modo que aumenta el uso de estas herramientas. Las copias de seguridad dejarán de ser un método fiable para parar el ataque de programas dañinos (Ransomware).

No instalar programas no autorizados

Instalar programas de fabricantes desconocidos o no autorizados, aumentará el riesgo de sufrir el ataque de algún tipo de gusano, amenazas capaces de traspasar los cortafuegos de seguridad.

Comprobar los servicios de comercio electrónico que usamos

Fuente: pixabay

El ecommerce continuará su auge y crecimiento, convirtiéndose, probablemente, en la fuente de riesgo más común y la más difícil de controlar entre las técnicas de ciberdelincuencia. Números de tarjetas de crédito, contraseñas e información personal son los principales datos que un atacante intentará sustraer.

Informar sobre cualquier actividad sospechosa

En el caso de detectar algún tipo de ataque, deberíamos informar de esta situación a todos nuestros conocidos para que tengan cuidado y no caigan en manos de los atacantes.

Estar siempre alerta y no dejar información confidencial a la vista

Las aplicaciones y programas reforzarán su empeño para evitar vulnerabilidades en la información más estratégica para las compañías y personal de los individuos.

Teniendo presente estas claves, podremos reducir el riesgo en ciberseguridad y estar libres de sufrir molestos ataques. ¿Qué medidas tomáis vosotros para protegeros? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here