Cómo comprar los regalos del Día del Padre de forma online con total seguridad

Debido a la pandemia del coronavirus, el Gobierno, mediante el estado de alarma, ha decretado el impedimento de la libre circulación de los ciudadanos. Esto evitará la propagación del COVID-19 pero también impactará de manera drástica en el consumo y en los hábitos de las personas. Ya no podemos salir libremente a comprar libremente un regalo a nuestro padre por motivo del Día del Padre puesto que tampoco es un bien de primera necesidad. Aún así, los expertos auguran un incremento en las ventas online por este día tan especial. Desgraciadamente, estas transacciones no están exentas de peligro si no sabemos realizarlas de la manera correcta. De hecho, los fraudes online han crecido hasta un 140% en los últimos dos años. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que 9 de cada 10 internautas ignora cómo navegar de forma segura. Esto contempla desde la creación de contraseñas seguras hasta la actualización de los equipos. Expertos indican que 2 de cada 5 usuarios hacen caso omiso a las actualizaciones automáticas de su equipo –el 40% no actualiza nunca su equipo–, y hasta el 89% desconoce cómo crear una clave segura que proteja sus datos. El 16,7%, además, no la cambia nunca. Como consecuencia, más de la mitad de los españoles se han visto afectados por algún virus informático.

Consejos básicos de seguridad online

Por suerte, existen una serie de premisas clave para protegernos online.

Contraseñas seguras

Así, lo primero será aprender a crear contraseñas seguras para poder realizar compras online con seguridad. Los expertos indican que lo ideal es que tenga más de ocho caracteres, números y mayúsculas alternados con símbolos especiales o signos de puntuación. Es importante no utilizar en la contraseña el nombre de usuario o el año de nacimiento, además del nombre del propio servicio donde nos estamos registrando. También evitaremos guardarlas y las cambiaremos con regularidad.

Conexiones seguras

También deberíamos optar por conexiones seguras, es decir, evitar Wifis públicas y similares. Revisar las políticas de privacidad y configurar las opciones en apps y plataformas sociales, no descargar archivos ni apps de remitentes y proveedores desconocidos, deshabilitar los complementos innecesarios del navegador y realizar copias de seguridad son otras recomendaciones.

Equipos actualizados y asistencia técnica

Tener el equipo actualizado también nos evitará problemas, así como contar con un buen antivirus y resolver los problemas a tiempo. Si no sabemos cómo mantener nuestros equipos en perfecto estado de revista, puede resultar muy útil la garantía de asistencia informática de los seguros de hogar, que incluye asesoramiento y soluciones ante dudas o problemas técnicos. Normalmente, las entidades prestan este servicio a sus asegurados de forma remota o presencial. Así, a través de una llamada telefónica o de internet, la aseguradora ofrece a sus clientes la ayuda de un experto. Esta cobertura puede resultar una interesante opción para contrarrestar lo “imprudentes” que solemos ser con la seguridad de nuestros equipos informáticos.

Webs fiables

Asimismo, conviene aumentar las precauciones con los portales desconocidos -acudiendo a foros especializados o a registros de empresa, por ejemplo- y recelar de los vendedores desconocidos en plataformas conocidas -tipo Amazon- que cuenten con escasas reseñas. Lo mismo ocurre con las apps de compras, cuyas reviews en la Play Store y homólogas no deberíamos dejar de leer. Las descripciones con faltas de ortografía y las solicitudes de permisos sospechosos también son reveladores. Comparar online –ya son 9 de cada 10 españoles los que lo hacen antes de comprar– también será útil. Otras de las cuestiones que tendremos que analizar son las plataformas de pago, las condiciones de envío y devoluciones de la página. Respecto a estas primeras, la mayoría de ecommerce ofrecen la posibilidad de utilizar PayPal. Y deberíamos consultar los movimientos de nuestra cuenta.

Cuidado con las suplantaciones de identidad

Las suplantaciones de identidad, asimismo, se encuentran a la orden del día, especialmente a través del correo electrónico. Aquí lo más habitual es encontrar una letra cambiada de sitio o similares, logos antiguos, etcétera. Otro “gancho” frecuente es enviar un supuesto correo de seguimiento de un producto con un archivo adjunto repleto de malware.

Promociones por WhatsApp

También conviene desconfiar de todos aquellos mensajes en cadena a través de WhatsApp que ofrecen suculentas y dudosas ofertas. Este tipo de links pueden no solo redirigir al usuario a portales fraudulentos, falsas páginas de Facebook y similares; sino también descargar un archivo que infecte su dispositivo Para evitarlo y en los casos comentados, revisar el nombre de la url, verificar que el site se conecta a Internet por el protocolo https y comprobar que cuenta con el sello de confianza de Facebook será clave. En cuanto a las promociones, nada como acudir al navegador para buscar la oferta antes de pinchar en ella y de –por supuesto– difundirla.

Cómo actuar si compran con nuestra tarjeta

En todo caso y si ya han comprado con nuestra tarjeta, existen soluciones. Lo primero será informar al banco de los cargos fraudulentos que hayamos detectado para que la bloquee. Es posible que podamos hacerlo nosotros mismos online, incluso de forma temporal. Además, ciertas entidades financieras se hacen cargo de los gastos que ha ocasionado el delincuente que nos ha robado la tarjeta de crédito, aunque con un límite. Si lo superan, el cliente tendrá que correr con la cantidad restante. Esta situación también puede estar cubierta en algunos seguros de hogar. Denunciar a través de la Oficina de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil también resultará imprescindible para evitar la propagación del delito.