Cómo elegir la cuenta para empresa perfecta para nuestro negocio

Para asegurar el buen funcionamiento de una empresa, es importante contar con un banco que garantice el éxito de cualquier operación que se vaya a realizar. Es normal que la elección de la cuenta del banco genere dudas ya que son muchas las opciones que nos podemos encontrar en el mercado. Para que esto no sea un problema, hoy queremos hablar en nuestra publicación de hoy de algunas claves a tener en cuenta para elegir la cuenta perfecta para empresa. De esta forma podréis dar con la que mejor se adapte al negocio y a sus necesidades.

Antes de decidirnos por una u otra, debemos evaluar las ventajas e inconvenientes de cada una de las opciones de cuentas para empresas que podemos encontrarnos. Como esto puede resultar complicado, veremos a continuación algunas de las características que cobran especial importancia a la hora de su elección.

Servicio de banca a distancia

Hoy en día, la banca online se ha convertido en toda una necesidad, tanto para particulares como para empresas. Este tipo de servicios ayudará a la empresa a no perder tiempo en tener que acudir a la sucursal de turno para realizar ciertas acciones. Hay que valorar que además de que la entidad ofrezca una página web, también cuente con una aplicación para el móvil desde donde realizar tareas tan habituales como ver los movimientos, realizar transferencias, pagar recibos o pagar las nóminas de los trabajadores, todo esto desde cualquier lugar donde exista conexión a Internet.

Cobro de comisiones

Como bien sabréis, las cuentas que ofrecen las entidades bancarias suelen llevar asociadas ciertas comisiones como puede ser la de mantenimiento. Lo más importante es dar con aquella cuyas comisiones sean lo más bajas posibles, y a ser posible, que no tengan. Esto último dependerá de los movimientos que tengamos y de nuestra capacidad negociadora con el banco.

También es importante hablar de las cuentas de negocio remuneradas, cuya retribución está asociada al cumplimiento de ciertos requisitos. En el caso de no poder cumplir esos requisitos establecidos, lo más probable es que el banco termine por aplicarnos ciertas comisiones.

Como recomendación, antes de firmar cualquier contrato con tu entidad, que te expliquen todo por escrito, dejándote bien claro los posibles gastos asociados a la cuenta que vamos abrir.

Tarjetas de crédito o débito

Pagar con tarjeta se ha convertido en algo muy habitual en la actualidad. En el caso de las empresas no iba a ser menos. Son perfectas para pagar cualquier cosa que necesitemos en un momento determinado.

En el caso de las tarjetas de crédito, pueden ayudarnos a administrar el cash flow de nuestro negocio. Gracias a ellas, tendremos un límite de crédito mensual que puede venirnos muy bien en el caso de tener un desfase en caja.

En el caso de las tarjetas de crédito, los bancos suelen cobrar una comisión de mantenimiento al año. Esto no ocurre con las de débito, aunque este caso no dispondremos de esa línea de financiación.

Etapa de vida del negocio

También es importante tener en cuenta si estamos empezando con nuestro negocio o si ya estamos consolidados en el mercado. Partiendo de esta premisa, podremos definir si lo que buscamos es una cuenta de ahorro o rentabilidad.

Comienzo de negocio

Cuando se está comenzando un negocio, lo habitual es buscar soluciones para pagar menos y así conseguir mayores beneficios. En este caso, lo más importante es encontrar una cuenta que no cobre comisiones y con la que no estés obligado a tener unos ingresos mínimos o un saldo medio definido.

Negocio consolidado

En el caso de que el negocio ya tenga cierta solera, quizás lo más interesante es buscar una cuenta que nos ofrezca cierto rendimiento a nuestro dinero. Actualmente los tipos de rentabilidad están por los suelos, aunque toda rentabilidad es buena, siempre y cuando podamos acudir a él siempre que lo necesitemos.

¿Qué otras cosas pensáis que habría que tener en cuenta a la hora de contratar una cuenta para la empresa?