¿Cómo superar la cuesta de enero siendo eco-friendly?

Hay gente que le tiene auténtico pavor a las películas de miedo. A mi, lo que me da mierdo realmente de verdad es la cuesta de enero. El año pasado ya nos subieron el precio de la luz un 25% y es que, por regla general, desde el primer día del año se empieza con la subida de precios. Pero no todo son malas noticias. Incluir la conciencia ambiental y el uso de tecnología entre los propósitos de año nuevo es una muy buena estrategia para reducir el consumo de electricidad y así ahorrar en las facturas, mientras cuidas del planeta. Si quieres salvar el planeta ahorrando, echa un vistazo a estos cuatro consejos para optimizar el consumo de energía en casa:

Cargadores solares

El móvil se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo y es el dispositivo que más veces cargamos. Sustituye el cargador tradicional por uno solar para reducir el consumo energético y ya no tendrás que preocuparte por desconectar el cargador de la corriente, que sigue consumiendo aunque no lo utilices.

Enchufes programables

El ‘standby’ de los aparatos electrónicos supone un 7 y un 11% del consumo total de electricidad de un hogar, conocido como ‘consumo fantasma’. Los nuevos enchufes programables se pueden activar y desactivar según te convenga y los hay de muchos tipos: manuales, configurables a través de una app o con mando a distancia.

Cabezal de ducha eficiente

¿Sabías que una ducha de sólo cinco minutos consume 95 litros de agua? Reduciendo tan solo un minuto la ducha diaria, podrías ahorrar 8€ en la factura anual. Por tu bolsillo y por el medio ambiente, pásate a un cabezal eficiente, como los perlizadores o reductores de caudal, que mezclan agua y aire para mantener la presión. Podrás seguir disfrutando de tu ducha diaria pero consumiendo un 70% menos.

Bombillas LED

La iluminación representa casi un 20% del consumo energético de casa. Las bombillas LED no solo duran mucho más (de 10 a 30 años), sino que son también más eficientes. Con opciones LED podrás ahorrar hasta 40€ al año y reducir las emisiones de carbono en 65 kg al año. Otra opción más sofisticada, y todavía más eficiente, son las bombillas inteligentes, con las que puedes adaptar la intensidad de la luz incluso en remoto.