¿Compras online? Aprende a detectar una página web fraudulenta

Realizar compras online se ha convertido en una práctica muy habitual. Se trata de un proceso muy seguro, siempre y cuando se tomen ciertas medidas de seguridad. Encontrar un producto a un precio muy rebajado, nos puede hacer dudar de si es seguro realizar esa compra. Para que esto no sea un problema, hoy os vamos a compartir algunos tips que han preparado desde Reclamador para detectar si se trata de una web segura o no.

La barra de direcciones del navegador

Lo primero que debemos fijarnos es si en la barra de direcciones de la página aparece el protocolo «https», o bien un candado que certifique que se trata de una web segura. Desconfía de todas aquellas que en su página de compra, donde tienes que meter los datos de tu tarjeta, no hagan uso de este protocolo.

Respecto a la url, presta también atención al contenido de la misma. Desconfía de aquellas cuyo nombre de url poco o nada tengan que ver con el contenido del resto de la web.

Ortografía y contenido de la página web

También es importante prestar atención al contenido de la web. Si esta debería estar en castellano pero detectas muchos errores gramaticales y ortográficos, puede ser señal de que se trata de una web o una página creada con fines fraudulento.

Opiniones de otros usuarios

Si sospechas esa página web, busca opiniones de otros internautas que hayan realizado compras online. Si encuentras poca información en los buscadores, ¡desconfía!

Datos de contacto

En caso de duda, acude a su página de contacto y envía un email o realiza una llamada para poner fin a esa incertidumbre y tomar la decisión de comprar o no en ese portal.

Si carece de información de contacto u ofrece únicamente un formulario de contacto, puede ser indicativo de una página web fraudulenta, si a esto le sumas el lenguaje empleado en la página o la dirección web sospechosa que te indicábamos anteriormente.

Otra circunstancia que te puede hacer sospechar es la dirección de email desde la que te contacten al mensaje enviado o, igualmente, cómo está escrito ese correo electrónico.

Ojo a los precios

Si un SmartPhone que en cualquier otra tienda, física u online, se vende, por ejemplo, alrededor de los 900€ y en ese sitio web te lo ofrecen a 50€, desconfía. Más si cabe si se producen otros déficit de seguridad como los que ya te hemos señalado.

Hablamos, por tanto, de dudar en los precios cuando son diferencias realmente significativas. Sabemos que los precios de determinados productos pueden variar de unos comercios a otros, pero las enormes diferencias, deben hacerte, al menos, tener cautela a la hora de comprar en Internet.

Información de la empresa y web fraudulentas

En cualquier página que venda productos en Internet, debe informar sobre los datos de la empresa que está detrás de esa tienda. Igual pasa si se trata de una persona física. Toda esta información suele encontrarse en el apartado de política de privacidad, aviso legal o sección quienes somos.

Teniendo presente estos consejos, realizar una compra en Internet no tiene por qué causarnos ningún problema de seguridad.