Compras por redes sociales son cada vez más comunes

Sabemos perfectamente que las redes sociales son un canal comunicacional excepcional en los tiempos que corren, pero en ocasiones es conveniente tener en cuenta algunos prestigiosos estudios internacionales para comprender mejor la magnitud de lo que estamos diciendo, como ahora que la gente de la Asociación de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España.

La publicidad y las compras por redes sociales

Como parte de su VI Estudio anual sobre las redes sociales, quienes pertenecen a esta asociación en conjunto con los especialistas de VIKO nos han dejado conocer algunas interesantes conclusiones de sus estudios, como por ejemplo que Facebook sigue siendo la red social más utilizada de España, con una penetración del 96% entre quienes optan a las compras por redes sociales.

Compras por redes sociales
Colores Mari

Y más allá de que sabemos que existen las páginas que pertenecen a empresas, e incluso la utilización de perfiles personales como espacios de ventas en la web, lo cierto es que Facebook aún no ha podido desplegar una ingeniería que colabore con el comercio de productos o servicios de diferentes empresas de un modo más directo. Igual, es la predilecta a los usuarios a la hora de averiguar acerca de compras en redes sociales.

Luego, podemos ver casos como los de YouTube, que tiene una penetración del 66%, o de Twitter, que llega a un 56%, y que normalmente son espacios en los que una vez detectado el producto de las compras por redes sociales que hemos detectado en Facebook, nos permiten conocer su funcionamiento de un modo más detallado, a través muchas veces del testimonio de los usuarios que ya cuentan con ellos.

Por otro lado, nos encontramos también con que los modelos de valoración de cada una de estas redes sociales para comprar explican que la mejor vista por los usuarios es YouTube, y de hecho en los últimos tiempos se han puesto de moda los videos en los que usuarios avanzados explican cómo funciona uno u otro artefacto, quitándolo de su envoltorio o envase para tener una idea más clara de qué podemos encontrarnos.