El secreto del contrato de Internet que siempre debemos revisar

La situación es por demás conocida por todos los que pagamos un servicio de Internet de forma mensual en nuestros hogares. A nosotros la empresa nos dice que pagamos una cantidad “X”, que por lo general nunca es demasiado económica, y pase lo que pase, al poco tiempo nos damos cuenta de que nuestro ordenador se encuentra funcionando muy por debajo del número que nos han prometido.

En efecto, también es cierto que en todo el mundo, las compañías de Internet nos agobian con publicidades que supuestamente presentan una velocidad cada vez mayor en sus redes, y sin embargo, a medida que las vamos contratando, pagando más por tenerlas, podemos ir viendo que no se refleja en la velocidad final esa cuestión. La velocidad final de Internet en nuestros hogares no es la que pagamos, y ¿por qué?.

Contrato Internet 1

¿Por qué nos mienten los contratos?

Al respecto de los contratos de Internet, debemos decir que en general las firmas no son tan estúpidas como para mentirnos deliberadamente acerca de la velocidad de Internet que terminan ofreciendo, así que acuden a un pequeño truco que en su momento hicieron famosos los abogados y las firmas de seguros, la “letra chica”.

Por ejemplo, lo normal es que si en el contrato de Internet que hemos realizado o firmado se mencione que vamos a tener acceso a 40MB (megabits/seg) de Internet, tenemos que considerar que la unidad de información de los sistemas operativos en Internet es en bytes, y si pensamos que 1 byte = 8 bits, pues ahí tenemos buena parte de la diferencia al respecto.

Contrato Internet 2

Por esta cuestión es que la empresa, cuando anuncia un costo que parece muy económico, en realidad oculta información para robarnos dinero, pero es algo que no podemos terminar de controlar. De esta manera, si te anuncian unos 40MB, puedes estar seguro de que tu conexión andará por cerca de los 5MB, ya que serían unos 40.000.000 bits/8.