Cómo los créditos rápidos se han adaptado a la era digital

La llegada de Internet a nuestras vidas, ha abierto muchas puertas que hasta hace algunos años eran impensables. Comprar algo desde casa, presentar un impuesto o solicitar un préstamo rápido online se ha convertido en algo habitual. Precisamente estos últimos se han convertido en uno de los más demandados por el público ya que permite conseguir dinero rápido para hacer frente ante cualquier imprevisto de última hora.

Se tratan de préstamos de pequeña cantidad que se pueden conseguir en pocos minutos, como ocurre con la entidad financiera ¡QuéBueno!, que te asegura poder disponer de tu dinero prestado en menos de 15 minutos. Una cosa hay que dejar claro, no están pensados para financiar un proyecto ya que el importe que se puede conseguir con ellos es reducido pero son ideales para cubrir un gasto inesperado puntual.

Adaptarse a las nuevas tecnologías

La llegada de la era digital ha supuesto un gran cambio a la hora de solicitar créditos rápidos. Ya no es necesario que el cliente tenga que desplazarse hacia la entidad financiera para realizar la solicitud, sino que desde casa y en pocos minutos puede conseguir tener el dinero solicitado en su cuenta.

Desde la propia página web de la financiera, se puede enviar toda la información y documentación necesaria para conseguir el préstamo, teniendo en su poder la compañía esos datos para decidir si finalmente aceptan conceder el préstamos solicitado.

Información transparente para el cliente

El uso de Internet también ha hecho que la información sea más transparente. Todo lo que los usuarios necesitan conocer está en el portal de la empresa a la que se solicita el préstamo rápido. Además, por norma general, es muy fácil conocer el importe final que tendremos que devolver ya que incluyen herramientas onlinedonde te van mostrando esa información dependiendo del importe solicitado y del tiempo de devolución.

Sistemas para evaluar a los clientes

Otra de las características de estos préstamos personales, es que estas entidades no tienen en cuenta si el solicitante está dentro del régimen de impagados de ASNEF. Ellos suelen utilizar sistemas que evalúan de forma eficiente si el usuario tendrá capacidad de devolver el importe solicitado con sus intereses. Lo mejor de todo, es que esto se hace de forma inmediata, algo muy importante para el cliente final para saber si podrá contar con el dinero solicitado para hacer frente a esos gastos imprevistos de última hora.

Seguridad del servicio

Por último, hay que destacar como estas empresas, dentro de la era digital, han mejorado sus sistemas para ofrecer mayor seguridad a todos sus clientes. El mejor ejemplo lo tenemos en el uso de certificados de seguridad que hacen que toda la información que se mueva por su portal vaya encriptada. De esta forma, aunque algún atacante se haga con esa información, no podrá hacer uso de ella.

¿Alguna vez habéis solicitado un préstamo rápido online? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta