Cuentas borradas en Twitter por denuncias de piratería

La red social del pajarito azul, Twitter, se une a la lucha contra la piratería y empieza a borrar cuentas que compartan enlaces hacia contenidos protegidos por derechos de autor. Una de las cuentas borradas fue la de ExtraTorrentRG, una demostración clara y puntual acerca de las presiones que está recibiendo Twitter por parte de la industria cinematográfica, que está haciendo todo lo posible para eliminar la piratería.

Diariamente se eliminan varios cientos de cuentas en Twitter por las denuncias que realizan otros usuarios, ahora lo que ha empezado a suceder es que ciertas cuentas se eliminan de forma automatizada, solamente se necesita un número determinado de denuncias y la suspensión se realiza sin siquiera hacer una comprobación del contenido.

Fuente:  HouseBuenosAires
Fuente: HouseBuenosAires

Cuentas borradas y declaraciones de Twitter

Los responsables de Twitter confirmaron que la cuenta ExtraTorrentRG fue eliminada porque tenía múltiples denuncias por compartir enlaces a contenido protegido. Lo cierto es que la denuncia es infundada. Lo único que se compartía a través de ExtraTorrentRG es texto, nunca enlaces. De todas formas hay una discusión que llevarse a cabo porque al final la cuenta difícilmente vuelva a ser abierta.

ExtraTorrent es un sitio que semanalmente libera docenas de películas en diferentes sitios de torrents, pero su cuenta en Twitter nunca fue utilizada para compartir enlaces, solamente los nombres de las películas nuevas que eran subidas. Al fin y al cabo, la vinculación que se hizo para justificar la denuncia es injustificada, pero el nuevo servicio para lidiar con cuentas borradas hace que Twitter no compruebe, directamente suspende.

Los tuits de ExtraTorrentRG fueron atacados por la DMCA, llevando a la inmediata suspensión de la cuenta. Desde el sitio web de ExtraTorrent informaron que esta medida no hace más que confirmar lo relacionados que están diferentes servicios web con la industria del cine, respondiendo satisfactoriamente a todas las presiones de los magnates cinematográficos.