El proceso de conexión a fibra óptica

Una de las grandes quejas de los usuarios cuando solicitan pasarse a fibra óptica es el tiempo que tardan los operadores en terminar el proceso de instalación. Sin embargo, esto no se debe a falta de actividad por parte del proveedor de Internet, sino porque es un proceso complejo. Para que conozcas un poco más al respecto, te contamos las fases del despliegue de fibra óptica en la mayoría de los casos.

Lo primero que sucede cuando se despliega un proyecto de fibra óptica es la elección de una zona. A partir de allí pueden pasar hasta 6 meses hasta que los vecinos puedan empezar a contratar el servicio. El servicio está basado en banda ancha fija, instalada en un tipo de cableado diferente al de ADSL. Mientras el ADSL utiliza cableado de cobre, la fibra óptica está basada en otro tipo de cables. Además es diferente la fibra óptica hasta el hogar (FFTH) del HFC (híbrido de fibra coaxial).

Fuente:  RedUsers
Fuente: RedUsers

Primer paso: Acondicionamiento de centrales

Los proveedores de Internet no necesariamente son propietarios de la infraestructura. Es necesario entonces acondicionar las centrales para ofrecer el servicio. Se construye además la red de alimentación desde donde se dará soporte a los diferentes dispositivos conectados.

Segundo paso: Permisos

La empresa, una vez adecuadas las centrales para ofrecer fibra óptica, debe solicitar permiso a las comunidades para poder empezar a llevar el cableado de un lado a otro.

Tercer paso: Planificación de infraestructura

Se trata de diseñar el modelo por el cual se llevará la fibra óptica a cada una de las casas. Hay que respetar diferentes reglas pertenecientes a entes reguladores estatales y privados.

Cuarto paso: Construcción de la red

Este es el proceso puntual de conexión, consiste en conectar los cables de fibra óptica a los alimentadores de red y posteriormente llevarlos hasta cada una de las fincas que recibirán conexión a través de esta nueva red.

Paso final: Comprobación y configuración

El paso final, una vez que los hogares están conectados, es el correcto funcionamiento de los dispositivos y la configuración para que puedan navegar por Internet, realizar descargar y disfrutar la nueva velocidad de conexión.