Foobar: el plan secreto de Google para reclutar programadores

Muchos de los que nos dedicamos a la ingeniería informática nos hemos preguntado qué hay que hacer para trabajar en Google, ¿es Foobar la respuesta?

Oficina de Google

Hay muchas imágenes y vídeos en internet que desvelan el interior del Googleplex y otras oficinas de Google, y definitivamente lo único que podemos pensar es que a quién tenemos que matar para poder trabajar allí. Es lo opuesto a la típica imagen que vemos día a día de oficinas saturadas de gente amargada por el estrés. Las oficinas de Google son como el paraíso de los trabajadores, un centro enorme en el que tú puedes elegir cuándo y dónde, puedes comer o beber gratis en cualquier momento, recibir masajes, jugar al billar y al futbolín, despejar la mente en el gimnasio… en fin, una utopía para muchos.

Recreativos de Google

Hemos visto varios casos extravagantes de contrataciones por parte de Google. Por ejemplo cuando en la Feria Internacional de Salónica la compañía encontró e incorporó a su equipo a Nikos Adam, un chaval de 12 años que tenía cualidades de programación sobresalientes. Esto quiere decir que una empresa que no funciona como las demás tampoco sigue el proceso de selección que tienen las demás.

Cafetería de Google

Entonces, ¿qué se supone que tenemos que hacer para poder formar parte de Google?¿ser creativos?¿ser máquinas programando?¿triunfar para que pongan su mirilla en nosotros? Parece que en los últimos años Google ha ideado un método para reclutar programadores bastante innovador, se trata de analizar los hábitos de búsqueda de determinadas personas para comprobar ciertas motivaciones e intereses, y si estos son interesantes para la compañía, recibes una invitación a un reto oculto.

Google Foobar

Google ha ideado un sistema para reclutar desarrolladores que «hablen su mismo idioma». Mediante un análisis del historial de búsquedas selecciona a personas cuyas búsquedas se ajustan al perfil de programador que quieren en su equipo. Varios usuarios han subido capturas del proceso y parece ser que su primer fase del proceso de selección se corresponde al interés por ciertas materias.

Si eres uno de los afortunados que habla el mismo idioma que Google, tu navegador se fraccionará y te aparecerá una invitación para realizar un desafío de programación:

Google Foobar
Foto tomada de International Buisiness Times

Si aceptas el desafío, Google lanzará Foobar, que es una especie de consola Unix que se abre en el navegador y en la que puedes acceder a un fichero donde se encuentran los detalles sobre el desafío. El desafío consiste en una serie de pruebas relacionadas con algoritmos al más puro estilo de los desafíos de programación clásicos. Para los que no lo sepáis, estos desafíos son problemas basados en fundamentos matemáticos que suelen resolverse aplicando algún algoritmo conocido y/o teoría de grafos.

Foobar completo está compuesto por 6 niveles (según reportan algunos usuarios), en cada uno de ellos disponemos de 48 horas para resolverlo. Si el tiempo se agota, expirará con el la invitación, lo que imposibilita resolver los demás niveles, aunque parece ser que esto no es definitivo. Si sigues hablando el idioma de Google, Foobar puede volver a emerger de tu navegador.

¿Qué ocurre si completo Foobar?

Según nos cuenta Max Rosset en The Hustle, cada solución es probada con 5 casos de prueba ocultos, y cuando pasa todos ellos puedes enviar el resultado y hacer el siguiente. Tras completar los 6 niveles, en los que Max tardó un par de semanas, habrás completado Foobar y aparecerá un formulario que te permitirá enviar tus datos de contacto, como el teléfono y/o el correo electrónico, ¿para qué?

Aquí es donde viene lo bueno, Max dice que la recompensa por finalizar Foobar es ni más ni menos que la posibilidad de entrar en el programa de reclutamiento de Google. Al poco tiempo de terminar el desafío, recibió un correo de un reclutador en el que se le comunicaba que había resulto los problemas planteados en Foobar con competencia, y que le esperaban para una entrevista en Mountain View.

En la entrevista, según dice Max, se pasó la mayor parte del tiempo resolviendo problemas en un pizarra blanca, y según comenta, fue en este punto donde realmente se sintió seguro de que no estaba siendo la víctima de una elaborada broma. Cuando empezó toda la aventura, Max había preguntado a todos sus amigos, entre los que se encontraban empleados de Google, si habían oído hablar de Foobar y ninguno de ellos sabía nada, pero coincidieron en una cosa: era una idea brillante.

Tras 2 semanas de espera, Max recibió un oferta para trabajar en Google y a la semana siguiente pasó a formar parte del equipo Google. Foobar es un mecanismo brillante en el que, respetando la privacidad desde el primer momento, Google permite evaluar intereses y habilidades prácticas, y en caso de gustarles, reclutarte como en el caso de Max. ¿Qué pensáis?¿esperáis encontrar Foobar en alguna búsqueda?