-

Guía para elegir el mejor ordenador portátil: todo lo que necesitas saber

Los ordenadores portátiles son ya uno de los dispositivos más frecuentes en los hogares. No es una exageración. Durante el pasado 2020, la cifra de hogares con un ordenador portátil al menos ascendía ya al 51,3% del total de toda España.

Buenos números que dejan claro que son aparatos cada vez más empleados, sobre todo por personas jóvenes que están estudiando o incluso por aquellos que, simplemente, quieren un ordenador para jugar donde les apetezca.

La demanda es alta, pero la oferta es todavía mayor. ¿Y cómo elegir el mejor ordenador portátil? No es una tarea sencilla, porque hay muchos productos entre los que elegir y muchas opciones a tener en cuenta.

Cómo elegir el ordenador portátil perfecto: las claves principales

Para elegir un buen ordenador portátil, la clave principal no reside en mirar especificaciones o precios, está en tener claro el uso que se le va a dar. No es lo mismo hacer un uso doméstico que profesional o necesitar un buen equipo para Gaming.

Si eres estudiante o universitario y vas a hacer uso de aplicaciones de correo, redes sociales o procesadores de texto. En donde estudiar analizan cada uno de los mejores portátiles para estudiantes. Si eres uno de ellos puedes elegir uno de estos portátiles para universitarios, que un equipo de alta gama.

Las prestaciones deben depender del contexto en el que se va a emplear el equipo y, una vez aclarado eso, el resto prácticamente cae por su propio peso. De hecho, lo que vamos a ver aquí es realmente, qué tipo de prestaciones deben captar tu atención y cómo deben ser en función del uso que vayas a dar al portátil.

Dimensiones y peso

Es el primer factor a tener en cuenta, y la auténtica clave sobre la que gira todo lo demás. Si quieres algo pequeño, ligero y fácil de llevar, ten por seguro que no va a contar con unas grandes prestaciones. Y, si las tiene, que no va a ser un ordenador barato.

Los MacBooks y los NoteBooks en general se suelen mover en torno al kilogramo de peso o menos. Si ya miras al mercado general, puedes encontrarlos en torno a los 2 kilogramos. ¿Y el tamaño? En caso de usar el ordenador para navegar o para usar procesadores de textos, con unas 15 pulgadas es suficiente. Para labores de diseño, se recomiendan unas 17.

Autonomía

La autonomía, como también la batería, es clave a la hora de elegir. Es algo que debes valorar desde el primer momento y, sobre todo, teniendo en cuenta las circunstancias en las que se va a usar el equipo.

Generalmente, los portátiles ofrecen una batería que dura en torno a las 12 y las 15 horas de uso aproximadamente. En caso de ser una persona que viaja y/o se desplaza mucho y tiene que trabajar o estudiar en diferentes partes, tener una alta autonomía es fundamental. Eso sí, encarece el precio siempre.

Procesador o CPU

Toca volver al uso que se le va a dar al ordenador para abordar este apartado. La CPU determina gran parte de la potencia del ordenador portátil. Por lo tanto, hay que valorar si es un equipo que se va a usar para jugar, para estudiar, para labores de diseño, edición de vídeo o labores de arquitectura, entre otras tantas opciones.

En caso de necesitar algo para cuestiones de ofimática y navegar por internet, basta con un procesador modesto, en la línea de los Intel i3 o incluso los i5 de las primeras familias. Si se van a hacer cálculos complejos, ejecutar aplicaciones exigentes como videojuegos o trabajar con vídeos, entonces hay que mirar a los intel i7 o los i9, incluso a los modelos punteros de AMD.

Tarjeta Gráfica o GPU

El apartado de la GPU puede ser el más o el menos necesario. Si tu ordenador portátil va a ser para estudiar, sondear internet, ver algún vídeo, chatear y escribir o trabajar documentos, basta con una tarjeta gráfica integrada en la CPU o en la placa. No hay que preocuparse.

Por otro lado, si vas a diseñar carteles, hacer cualquier trabajo de diseño, trabajar con vídeos, modelar en 3D o jugar a videojuegos, vas a necesitar una buena tarjeta gráfica. Busca equipos con GPU de NVIDIA o Radeon y, a ser posible, de las gamas más nuevas. Así te ahorrarás limitaciones, aunque tendrás que pagar más.

Memoria RAM y Disco Duro

Los equipos cada vez cuentan con más disco duro y RAM en general, y lo cierto es que aquí solo podemos recomendar comprar los que tengan mayores cifras en ambos sentidos. Tampoco es necesario contar con un ordenador portátil de 2 Terabytes de disco duro y 32 GB de RAM, salvo que se dedique al vídeo profesional.

Pero sí es buena idea tener unos 16 GB de RAM para evitar bloqueos y también tener 1 TB de Disco Duro aproximadamente. Si el ordenador cuenta además con un disco duro adicional SSD de poco volumen, mucho mejor, su velocidad aumenta considerablemente el rendimiento y no supone un sobrecoste muy alto.

Teniendo claros estos puntos, el resto que queda es sondear tiendas y comparar precios para ver cuál es la oferta que mejor encaja en tu presupuesto y, sobre todo, en tus necesidades como usuarios.

Lo último...