La Comisión Europea quiere que Orange alquile la red ADSL de Jazztel

La Unión Europea le exige a Orange que ceda toda la red de ADSL perteneciente a Jazztel, de lo contrario no podrán concretar la compra del operador de telefonía

Bruselas no va a aceptar la compra de Jazztel de forma sencilla. Los directivos de Orange tendrán que tomar medidas puntuales para poder recibir el visto bueno en la compra, y por lo visto en la Unión Europeo la exigencia es clara: Orange tiene que ceder toda la red de ADSL de Jazztel para recibir la autorización de la compra.

La operadora francesa va a tener que alquilar a un precio regulado la red de ADSL perteneciente a Jazztel. Uno de sus rivales españoles será el encargado de cobrarle, de lo contrario no se podrá concretar la venta. Además tendrá que ceder la instalación de fibra óptica de 700.000 hogares por los que pasa la red, así son las condiciones que impuso la Comisión Europea para autorizar la adquisición de Jazztel por parte del gigante francés.

En el pliego de condiciones que presentó la Comisión Europea se dio como plazo hasta el 25 de junio, Orange puede cerrar un acuerdo con los operadores interesados en los activos y una vez completado este paso se procederá a autorizar la operación de compra. Si Orange no propone un candidato en dicho plazo, o si la Comisión considera que el candidato propuesto no reúne los requisitos de independencia y solvencia, puede proponer que los activos pasen a ser gestinoados por un trustee (un tercero independiente). En este último paso, el trustee podría disponer de los activos y de esa forma se garantizaría completamente la competencia. Un golpe duro para la gente de Orange porque la compra de Jazztel formaba parte de su nueva iniciativa seguir ampliando su presencia en e mercado.

La Comisión Europea quiere mantener el nivel competitivo

Desde Bruselas el primer elemento que tienen en cuenta para aceptar una compra o una operación de fusión de estas características es la garantía del nivel competitivo. La compra de Jazztel por parte de Orange permitiría la creación del tercer operador español (después de Movistar y Vodafone), pero la principal demora para esta compra es la Comisión Europea que sostiene que si no se arreglan características puntuales de administración y servicios, no estaría garantizada la competencia justa en el mercado español.

Orange tendrá que alquilar a un precio regulado de 10,64 euros mensuales por línea las 1120 centrales de Telefónica coubicadas de Jazztel. Esto permitiría el acceso al 87% de los clientes de ADSL del mercado Español.

¿Quiénes estar interesados?

Hasta el momento solamente hay dos operadoras interesadas en encargarse de los activos de Orange/Jazztel del ADSL, Yoigo (en mayor parte participado por la empresa nórdica TeliaSonera), y MásMóvil, participado principalmente por fondo de capital de riesgo, un grupo conformado por directivos y porcentaje en Bolsa.

Yoigo ya hizo público su interés por hacerse con los activos de Orange y Jazztel ante la Comisión Europea en Bruselas. El objetivo de esta operadora es crear una red propia de banda ancha fija para unirla a la ya existente de servicios móviles en España. Así aparecería el cuarto operador español con infraestructura propia para ofrecer diferentes servicios. El grupo tiene el apoyo total de TeliaSonera que ya se ha hecho presente para garantizar la inversión.

Yoigo tiene alrededor de 4 millones de clientes móviles pero su número de abonados de banda ancha fija es muy pequeño. Tiene un acuerdo con la empresa Telefónica para comercializar Fusión pero es un proyecto que ya está casi muerto por la falta de rentabilidad.

MásMóvil por otra parte tiene 700.000 clientes particulares, no cuenta con una red propia de móvil y utiliza la de Orange. Algunos piensan que la estrecha relación entre ambas empresas puede ser la clave para que Orange lo proponga como candidato para después pagarle el alquiler del ADSL.

A la espera de la autorización

Orange presentó su oferta de 3.400 millones de euros para comprar Jazztel a finales de septiembre de 2014. Las autoridades de la Comisión Europea solicitaron en numerosas ocasiones diferentes concesiones para aceptar el pliego de la empresa francesa, pero todavía no ha habido un acuerdo aceptado por ambas partes.

La última vez que se interrumpió el proceso de compra, que originalmente vencía el 30 de abril, fue debido a un nuevo hallazgo de complicaciones para el mercado y la competencia. Desde Bruselas entienden que la transacción propuesta por Orange podría generar una pérdida significativa en la presión competitiva de los servicios de acceso a Internet fijo y también en los paquetes de convergencia de teléfono y móvil.

La fusión de Orange y Jazztel crearía un grupo con el control del 26,7% de las líneas de banda ancha fija y 28,5% de las líneas móviles. Ahora queda ver cómo propone Orange solucionar este aspecto tan complicado para garantizar la competencia a la vez que se permite la fusión de dos empresas de tamaño considerable.

Si tienes dudas, consultar o reclamaciones consulta los teléfonos gratuitos de Jazztel.