La decisión (con mayusculas)

Tener o no tener hijos es una decisión importante donde las aya. Yo a estas alturas del partido no lo tengo nada claro aún.

Las ventajas son que, según dicen, tener descendencia es de las mejores experiencias de la vida, te proporciona sensaciones nunca imaginadas, momentos especiales, felicidad y no se cuantas cosas más.

También hay desventajas (demasiadas).

Uno de los primeros problemas está en el hecho en sí mismo. Es una decisión tan importante que ¿en que debemos basarnos para tomarla?

Condiciones económicas: en la actualidad y en nuestra sociedad para tener un hijo hace falta tener dinero. Hace falta para darle una educación, para proporcionarle un estatus social más o menos aceptable, una vivienda, alimentación etc etc.

Condiciones personales: es imprescindible tener unas condiciones personales estables, unos ingresos regulares y constantes, la vivienda de la que antes hablaba, una pareja (esta condición no la veo totalmente necesaria pero es otro punto a favor tenerla, hombre-mujer, hombre-hombre, mujer-mujer, para mi esto no influye en absoluto. El que diga lo contrario que así lo manifieste y yo procuraré contestarle en el tono más amable que me salga).
También necesitamos que nuestra persona ya este formada totalmente.

Condiciones sociales: Esto ya es más complicado. ¿Como tener un hijo en un entorno social que a ti no te simpatiza y que no sabes en que puede desembocar viendo como están las cosas actualmente?.

Aún cumpliendo esas premisas queda el tema de si se tiene la suficiente convicción de que serás capaz de educarlo, a trasmitirle valores decentes, a protegerlo de la vorágine de la vida hasta que él mismo se plantee estos mismo temas.

Y por otro lado está el siguiente planteamiento que para mí es otra justificación para no traer a otra persona más a este mundo duro, con demasiadas preguntas, problemas, sufrimiento y cosas poco agradables. La cuestión es que todos nosotros nos desarrollamos en un sistema social en el que el REY es el capital y las apariencias, muchas de nuestras decisiones se encuentran condicionadas por el exterior e interiormente por nosotros mismos.

No se decide si algo está bien o mal, si es lo oportuno o no, si es el momento o no. Simplemente se hace por que así lo exige la sociedad en la cual es necesario cumplir con unos cánones de familia, trabajo y casa. Te encuentras con 35 años y todo el mundo imagina que ya estarás casado y que tendrás hijos. Si no es así automáticamente se comienza a comentar los por qué de tu decisión, de por qué te sales del rebaño. Y no lo entenderán y esto creará un rechazo hacía tu persona por la gran mayoría, duele.

Como esa decisión duele llegará un momento que empezarás a plantearte si estás haciendo lo correcto o si te estás equivocando y deberías volver al redil.

Y aquí el segundo punto del planteamiento. Estás tomando una decisión por condiciones externas a ti mismo y por razones caprichosas. No es que tu sepas o no si quieres tener un niño (esto ya da igual), es que intentas mantener una decisión contraria a la general y produce unos efectos que no te gustan y que desestabilizan tu entorno. Decides que eso tiene que terminar, que tu tendrás un hijo como todo el mundo y listo. Por que TÚ quieres, por que A TI te conviene.

Es una decisión de adquisición de algo como otra cosa cualquiera. Es un simple y vil capricho el cual te das por que te lo puedes permitir, quieres tener una personita en tu casa igual que tu primo Juan (que es un zote de tres pares), lo deseas.
Toda tu vida as luchado para ir adquiriendo nivel y cosas, como toda tu vida as funcionado así esto solamente es otra “compra” más.

Particularmente he decidido dejar el tema aparcado por el momento ya que me preocupan otros temas que tengo por solucionar.
Las cosas dan muchas vueltas y las opiniones y reflexiones cambian o se matizan.
El tiempo dictará sentencia. Solo espero que cuando me toque decidir este punto recuerde toda esta verborrea aquí expuesta y no equivocarme, porque aquí no hay marcha atrás o parches.

1 Comentario

  1. Tú no te preocupes, es muy probable que tu opinión no sea tomada en cuenta para esa decisión. Ni siquiera podría asegurarte que te lo vayan a preguntar. ..
    Tú confía, y deja de comerte la cabeza con algo que muy probablemente te encontrarás de golpe, sin haberte parado a pensar.
    Un beso, y recuerda esto tambien cuando la vayas a tener.

  2. No pretendo que sea tomada en cuenta, solamente es una reflexión personal en tercera persona.
    Y sí, probablemente me lo encuentre de golpe.
    Gracias por comentar y por el consejo. :)

  3. Hola, sinceramente el comparar tu postura (aunque sea en tercera persona singular o plural, él, ella, ellos o ellas) con un antojo, capricho o compra compulsiva me parece una aberración.

    ¿Le pones un condón a tu tarjeta de crédito? Total así no hay transacción, cierto?

    Creo hubiese sido mejor el que plantearas tu artículo de otra forma, por ejemplo : No tendré hijos, porque no me importan. Así tu postura es clara.

    ¿Crees que tu padres, te pensaron e hicieron una evaluación económica de tu rentabilidad antes de concebirte? (e incluso tus abuelos antes que tus padres).

    Si fuese por aquello, durante la llamada guerra fria, en donde estuvimos con pánico, no hubiese habido nacimientos… ¿para qué?…, si van a tirar la bomba en cualquier momento.

    Posiblemente tu persona sea más importante por ahora, pero plantear el tema de esta forma, es a lo menos desatinado.

    Quien educa a los hijos no es el maestro, la escuela o el barrio, son los padres y la familia, porque si fuese de otro modo, Dios nos libre.

    Los hijos aprenden y aprehenden de los padres, nos observan a diario, nos conocen, el resto del mundo, les enseña las cosas malas y crueles, la escuela conocimientos, pero eso es experiencia, la familia enseña Amor, valores y principios.

    Finalmente si has decidido NO tener hijos, conviértete en un Eunuco, así no hay riesgo y costos elevados Bueno, te obligas a comprar testosterona y otras hormonas por el resto de tu vida, pero eso es más económico que un hijo.

  4. Está muy bien que le parezca lo que quiera. En el artículo queda bien claro por que se llega a ese punto y la gracia es que en la época de mis padres y mis abuelos no existían esta serie de condicionantes (existían otros como es lógico).

    No tendré hijos, o sí los tendré y el “no me importa” se lo saca usted de la chistera, creo que queda latente que me importa esta decisión.

    Los hijos de todos viven en sociedad, y aun que el núcleo familiar sea potente, esa sociedad les influye a un gran nivel. Por otro lado la escuela es un pilar fundamental en la formación de un niño (y no tan niño) y para mi es una equivocación total que desde la escuela no se imparta otra cosa que conocimientos.

    Anda!, para no tener hijos me tengo que machacar los testículos y así inutilizarlos?, pensé que la ciencia había avanzado en el tema de los anticonceptivos. Y no, aún no e decidido si tendré o no tendré hijos como ya digo en el articulo por que me reitero, es La decisión (con mayusculas).

    Un saludo y gracias por comentar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here