-

La importancia del posicionamiento web para las pequeñas empresas

La supervivencia empresarial siempre ha sido uno de los mayores retos para los emprendedores. Si bien clásicamente bastaba con abrir un pequeño comercio y darse a conocer entre los compradores de la zona, con la llegada de Internet las normas del juego cambiaron. Las compras por Internet resultan cómodas, económicas y atrayentes, lo cual va en detrimento de las pequeñas empresas a menos que éstas opten por digitalizarse, ¿pero basta solo con eso? La realidad es que no.

Internet acoge un sinfín de páginas web, de modo que para poder gestionar el orden en el que estas aparecen en los resultados de búsqueda es necesario emplear algún método y el más popular hasta el momento es el Page Rank de Google. Esto da lugar a que aquellos sitios web que no trabajan el posicionamiento web no logren aparecer en los primeros resultados de búsqueda y, en consecuencia, caen en el olvido.

Esto resulta especialmente fatal para las pequeñas empresas que se alojan en ciudades que no son capital de su Comunidad Autónoma o cuyo nicho no se adapta a las demandas de los habitantes. En estos casos, la digitalización es indispensable para la atracción de clientes y el desarrollo de una estrategia de posicionamiento web es inherente a este proceso. Ciudades como Córdoba son claro ejemplo de este caso y por ello han surgido diversas empresas de Marketing Digital en Córdoba que se focalizan en la visibilización de esta clase de proyectos online que requieren especial cuidado.

Posicionamiento web para pequeñas empresas

Es cierto que cuando se habla de posicionamiento web, es inevitable pensar en grandes marcas, ya que al fin y al cabo suelen ser los primeros resultados de búsqueda que arrojan los buscadores; sin embargo, cualquiera puede beneficiarse de las técnicas de posicionamiento. Es cuestión de una inversión inicial y dedicación.

Para estos casos, recurrir a una empresa de posicionamiento web de confianza es una opción perfecta, ya que establecerá una estrategia de posicionamiento inicial basada en un estudio previo de las características de la empresa y del nicho en el que se ubicaría.

El posicionamiento web o también denominado SEO (Search Engine Optimization) contempla dos vertientes, el SEO OnPage y el SEO OffPage. Mientras que la primera se centra en la optimización interna de la página, para que esta pueda ser indexada en los motores de búsqueda, la segunda se centraría en todas las acciones externas al sitio web, que permiten la atracción de potenciales clientes. En el caso de Internet, esto se consigue mediante la consecución de enlaces.

Resulta importante comprender esto, ya que hay una tendencia por parte de los propietarios de sitios web a sobrevalorar unas técnicas con respecto a otras. En SEO todo es complementario, de modo que cuando los enlaces transmiten tráfico, lo ideal es que la página de destino esté correctamente optimizada, lo que implica que el tiempo de carga sea adecuado, la interfaz se adapte a la pantalla desde la que el usuario visualiza el contenido, no salte contenido spam, en caso de emplear interlinking que la página a la que se redirecciona no esté rota, etc.

Todo esto supone un mayor tiempo de estancia en la página y, por lo tanto, los usuarios tendrán una mejor experiencia y querrán visitar el sitio web en posteriores ocasiones, lo cual repercute en el engagement y facilita estrategias adicionales como la captación de seguidores en redes sociales o el empleo de email marketing.

Por su parte, los algoritmos de los motores de búsqueda toman en cuenta todos estos factores, de modo que si en el momento de rastrear el sitio web detectan que hay una buena optimización y que el contenido presentado es de utilidad para los usuarios no dudarán en indexarlo. En el instante en el que se logra indexar una página solo queda ir trabajando el mantenimiento y la calidad del contenido para ir elevando el posicionamiento. A partir de ahí la inversión inicial retorna y la afluencia de visitas se incrementará, hasta poder llegar a ser líder del sector, aunque esto depende también de las características del nicho en el que se inserta la empresa.

Beneficios del SEO para pequeñas empresas

Considerando todo esto, es posible discernir que el principal beneficio del posicionamiento web es la visibilidad. Darse a conocer a un target de clientes objetivo contribuye a la creación de un nombre de marca y a un estatus de referencia que en el caso de las pequeñas empresas resulta indiscutiblemente beneficioso.

El punto positivo del SEO es que, aunque de primeras tarda un tiempo en dar resultados, se trata de un proceso natural y amigable con los buscadores, de modo que la inversión finalmente retorna y los resultados de posicionamiento son bastante duraderos, requiriendo solamente algunos mantenimientos. De ahí que las empresas de posicionamiento sean insistentes en la importancia de crear una web apta para SEO desde el minuto 0.

El posicionamiento web se vale de una amplia gama de técnicas versátiles que se adaptan a la perfección a toda clase de proyectos online, de tal forma que en lo que el posicionamiento hace su efecto, es posible recurrir a otras técnicas como es el caso de Google Ads para obtener beneficios. Por este motivo, resulta una opción idónea para las pequeñas empresas, ya que en todo momento se tiene en cuenta la fuente de ingresos.

El posicionamiento ya no es cosa de grandes marcas, incluso pequeñas empresas procedentes de pequeñas ciudades pueden darse a conocer en Internet. Basta con una adecuada estrategia SEO y la ayuda de expertos.

Lo último...