La inversión en IoT alcanzarán los 1,1 billones de dólares en 2023

Desde hace ya algún tiempo, se viene hablando mucho del Internet de las Cosas y de como está revolucionando nuestra vida. Son muchos los beneficios que ofrece, cosa que nadie puede negar. Esto explica que las previsiones de inversión en despliegue IoT para finales del presente año alcancen los 726.000 millones de dólares, cifra que irá en aumento hasta superar el 1,1 billones de dólares para el año 2023 según la consultora IDC. Esto se traduce en un incremento sostenible durante los próximos 4 años del 12,6%.

Son muchos los sectores que se benefician de todo lo bueno del IoT pero entre ellos podemos destacar los siguientes.

Seguridad IoT de los bienes y las personas

Todo lo que tenga que ver con la seguridad supone de un desafío importante. Los fabricantes de dispositivos conectados han empezado a enfocar sus capacidades en la seguridad de los bienes y las personas.

Los objetos conectados también pueden proteger a los seres queridos a través de dispositivos de alerta de caída, por ejemplo.Se trata de dispositivos de teleasistencia para personas mayores como relojes, collares o brazaletes. Los desfibriladores cardíacos conectados también son un buen ejemplo de la protección de las personas a través delIoT.

La salud conectada

Otro de los grandes sectores donde el IoT está adquiriendo una gran importancia es en el sector de la salud. En este mercado se alcanzará un volumen de negocio de 27.700 millones de dólares. El IoT permite ofrecer una atención de mayor calidad a la vez que se puede desarrollar productos que contribuyen al bienestar de las personas.

El crecimiento del mercado mundial de wearables, que según IDC alcanzará los 198,5 millones de unidades vendidas a finales de 2019 (+15,3%) es el ejemplo perfecto.Los wearables juegan un importante papel en la salud conectada ya que permiten recopilar datos importantes de los pacientes además de facilitarles su propia monitorización.

El transporte conectado

En los próximos años, el IoT tendrá un papel muy importante que desempeñar dentro de la seguridad de los conductores y pasajero, además de luchar contra la contaminación.

Los profesionales del sector de la automoción están teniendo en cuenta estos problemas y han adaptado el IoT para mejorar los vehículos. Por ejemplo, los sensores conectados se pueden usar para controlar el consumo de combustible, analizar la conducción o programar la próxima revisión.

El IoT también puede contribuir a la optimización de los viajes y la flota de los vehículo de las empresas.

Las Smart Grids

Las redes inteligentes se encargan de optimizar el consumo de energía en dos niveles. Por un lado los proveedores de gas y electricidad tienen la posibilidad de adaptar su producción dependiendo de los datos que aporten los sensores. Esto también les permitirá medir muchos factores como la temperatura, la presión o la humedad.

Por otro lado, estos datos también pueden ser útiles para los consumidores que pueden controlar su consumo de energía y los costes relacionados.

El uso de dispositivos conectados en el sector energético hace posible controlar la distribución y el consumo de energía a nivel de un individuo o de una ciudad.

Las Smart Cities

Por último están las ciudades inteligentes, todo un desafía para mejorar la calidad de sus residentes. El IoT puede ser utilizado para combatir la contaminación o regular el tráfico en las calles.

Vía: Matooma