-

La tecnología del futuro: dispositivos y sistemas que están cambiando el mundo

La tecnología es el sector comercial más relacionado con el progreso de la sociedad, incrementando con cada avance que se lanza al mercado los estándares de bienestar a los que nos adherimos. Puesto que se trata de una industria en constante movimiento, buscando siempre la forma de innovar y cambiar las reglas del juego, resulta de lo más interesante explorar las novedades que van surgiendo desde blogs especializados. El mundo avanza a un ritmo desorbitado y perderse supone prescindir de la eficiencia que nos otorga el siglo XXI; motivo por el que queda en nuestras manos evitar que esto suceda así.

La domótica, la revolución más reciente

De todas las revoluciones tecnológicas que hemos vivido a lo largo de los que llevamos de siglo, la domótica ha sido la más reciente. Primero fue la informática, posteriormente la telefonía y ahora ha sido la electrónica del hogar la encargada de cambiar por completo la cotidianidad a la que estábamos acostumbrados. Tal y como nos detallan en tecnología del futuro, las principales empresas están invirtiendo en este sector en aras de contribuir al progreso que todos esperamos. Por lo tanto, resulta de lo más enriquecedor conocer la situación actual del mercado y los recursos que próximamente cambiarán nuestra perspectiva del hogar.

Los dispositivos de domótica son aquellos que nos permiten controlar por voz las principales funciones de la casa. Pongamos un ejemplo: ¿alguna vez has deseado tener superpoderes para encender o apagar la luz con la mente? Los enchufes inteligentes te permiten que, con solo decirlo, esto surta efecto. Una pequeña muestra de todo el potencial que se le asocia a esta tecnología y que ya ha tomado presencia en el mercado contemporáneo. Cocinar, poner la alarma y monitorear la vivienda cuando no estamos en ella, poner música, encender la televisión… Todo cuanto forma parte de nuestro día a día se puede llevar a cabo con una simple orden por voz.

Ahora bien, esto no es más que el inicio de lo mucho que está por llegar. Desde el blog anterior nos cuentan cómo Toyota está ya desarrollando un robot que ocupará el rol de un mayordomo. Por mucho que esto suene a ciencia ficción, la realidad es que esta prestigiosa empresa ya cuenta con un prototipo que asumirá tareas de limpieza, cocina y cualquier otra labor funcional de la casa. Eso sí, esperemos que responda a las tres leyes de Asimov.

La sostenibilidad como eje de la evolución tecnológica

Mientras nuestro bienestar se encuentra en el centro de la innovación de esta industria, las principales compañías se han percatado de que resulta igual de importante velar por la integridad del planeta. La sostenibilidad es un concepto crucial en el futuro al que nos vemos abocados como sociedad y, en este orden de ideas, muchos de los avances que se van sucediendo en el sector tienen el punto de mira en optimizar los recursos en aras de hacerlos más sostenibles.

En este orden de ideas, la automoción se ha asentado como uno de los ámbitos industriales que más responsabilidad guarda a la hora de proceder con el cambio estructural. Los coches a combustión tienen los días contados y se prevé que las compañías más importantes corten con su fabricación a lo largo de esta década. A partir de entonces, todo funcionará por medio de la electricidad, haciendo nulas las emisiones contaminantes en la movilidad. Por el momento, los vehículos eléctricos cuentan con ciertas limitantes que se han de tener en cuenta, como la autonomía; no obstante, los modelos más recientes ya han dejado claro que la electricidad está comenzando a ser el presente de la automoción.

Asimismo, cabe hacer mención a las fuentes de energías renovables. Los paneles solares, por ejemplo, son un sistema que ya goza de una eficiencia impecable, capaz de abastecer el domicilio sin contaminar en lo más mínimo. Muchos han procedido con la implementación de estas instalaciones en su propia vivienda, aportando su grano de arena a hacer del mundo un lugar mejor de la mano del progreso tecnológico.

Lo último...