Normalize, la aplicación para olvidarnos de Instagram

En su momento, el lanzamiento de una aplicación como Instagram, que se convirtió en la red social de fotografías por antonomasia, logró revolucionar el mercado al punto tal de que la mayoría de las personas optaron por hacerse eco de sus filtros y efectos, y ha llegado un momento en el que nos hemos dado cuenta de que, realmente, estamos rodeados de imágenes propias de esta plataforma, y que ya no aparecen con sus colores clásicos.

De esta forma, se debe decir también que considerando la moda en la que se han convertido los filtros retro de Instagram, muchas personas han buscado la forma de que sus imágenes, o las que suben sus contactos a las distintas redes sociales, aparezcan de un modo normal, y lo interesante del caso es que los usuarios de dispositivos Apple ya pueden olvidarse de esta plataforma.

Concretamente, en este caso, la aplicación ha sido denominada Normalize, y lo que hace, básicamente, es tomar la foto de Instagram y a través de una serie de complejos algoritmos, intentar devolverla a su estado original, para que ya nunca más tengas que estar viendo ese efecto retro tan común de las imágenes que propone esta red social, y que a algunos de los usuarios empieza a cansar poco a poco.

En este sentido, una de las personas que ha hecho mayor hincapié en el lanzamiento de Normalize es Joe Macirowski, quien se ha encargado de explicar detalladamente, para todos aquellos que quieran saberlo, cómo funciona la app en su propio blog, lo que de alguna forma sirve también para entender por qué el costo de un dólar de esta aplicación para todos los usuarios con dispositivos iOS que quieran descargarla de iTunes.

Hay que destacar, finalmente, ya que nos referimos a Instagram, que esta red social de fotografías comprada en su momento por Facebook en una cifra cercana a los 1.000 millones de dólares, ha anunciado recientemente el lanzamiento de su versión 3.0 para los usuarios de smartphones, con las principales novedades de los “Photo Maps” y un nuevo diseño, que en su momento hemos señalado en este artículo.