-

Probando el Ovum de Tacens

ovum-tacens

Siguiendo con nuestra serie de prueba de gadgets hoy te presentamos el Ovum de Tacens, si recuerdas bien, hace un tiempo probamos el Symphonia y, la verdad, quedamos más que satisfechos con sus virtudes, que te comentamos a bombo y platillo, pero tengo que comentarte que no me ha ocurrido lo mismo con el Ovum, las cosas como son.

Antes de nada, comentarte que el Ovum de Tacens es un altavoz por vibración (al igual que el Symphonia), es decir, realizan la amplificación del sonido apoyándose en algún otro objeto (una mesa, un libro, una silla, en definitiva, algo sólido) con lo cual un dispositivo de estas características son muy útiles porque son realmente portátiles y pequeños para su potencia de amplificación, lo que les hace ideales a la hora de llevártelos de viaje, por ejemplo.

En cuanto a diseño el Ovum es bastante atractivo, tiene una forma armoniosa y diferente, digamos que por los ojos te llama la atención, de hecho, me parece que el diseño sí que está a la altura de las circustancias.

En otro orden de cosas el Ovum de Tacens funciona con dos pilas AAA, con lo cual, ten en cuenta que vayas donde vayas con este altavoz tendrás que llevar pilas de sobra.

Con respecto a su funcionamiento, como te dijimos antes, es un altavoz por vibración pero, en lugar de apoyar directamente el dispositivo por completo, un extremo se abre y con un práctico cordel puedes pegar el apéndice a la superficie de contacto que desees.

ovum-tacens-1

Esto es muy útil, aunque el sistema de cordaje podría mejorarse, y mucho, ya que no tiene una recogida de cable retráctil y para sacarlo hay que andar dándole vueltecitas, lo cual no lo convierte en un sistema demasiado práctico.

Pero claro, lo más importante de un altavoz es el sonido, ¿verdad?, aquí tengo que deciros que el Ovum de Tacens tristemente suspende, ya que satura demasiado pronto, en cuanto tienes un volumen que se acerca a la normalidad (no te quiero contar si le quieres dar caña) ya está saturando, además, la amplificación dista mucho de ser tan buena como la del Symphonia, y el hecho de llevar pilas no es un punto a favor.

En definitiva, me parece que esto ocurre por que el apéndice que a su vez amplifica el sonido es realmente pequeño, y claro, si diera muchísima amplificación iría contra las leyes de la física y alguna que otra ciencia pura, por lo tanto, el resultado del test no ha sido ni mucho menos satisfactorio.

Por lo tanto, mi más sincera recomendación es que, si estás buscando un altavoz de viaje, aunque este Ovum tiene aspectos muy prácticos (tener el amplificador móvil te permite ponerlo encima de objetos en los que no se puede poner el Symphonia, por ejemplo) de nada sirve si la calidad del sonido no es buena, así que volvería a recomendar el Symphonia como una solución, pero, hasta que los chicos de Tacens no resuelvan el problema de la calidad del sonido y la amplificación en el Ovum, no me parecen una opción seria.

Por último, quería dar las gracias al equipo de Sistemas Ibertrónica por darnos la oportunidad de probar este altavoz por vibración.

Lo último...

Convierte PDFs escaneados a texto en Word con PDFelement

PDFelement es, sin duda alguna, el mejor editor y visor de documentos PDF que hay actualmente en el mercado: se trata de una poderosa...

Arduino, la plataforma que te permite digitalizar toda tu vivienda

Arduino se ha posicionado como un tipo de place muy popular dentro del mundo “maker”. Se asemeja en gran medida a Raspberry Pi, pero...

El Bitcoin: un activo de refugio en pleno 2020

Los primeros conocedores de la tecnología blockchain se llamaron evangelistas de Bitcoin porque su trabajo consistía en ir de puerta en puerta a la...

Crecen los ataques cibernéticos y robo de identidad durante 2020

Durante el primer trimestre del año y hasta la actualidad, el cibercrimen se ha multiplicado como nunca antes. La principal razón es que los...

¿Quieres saber más sobre ofimática?

Acceder al mercado laboral requiere de tener una buena formación debido a la alta competitividad que nos podemos encontrar. La mayoría de las empresas...