¿Podrías estar un año sin internet?

Esto es lo que le han preguntado al protagonista de la curiosa noticia de hoy. Paul Miller, un internauta convencido ha sido la persona elegida por la publicación digital The VERGE para realizar este interesantísimo experimento, en el cual el candidato no podía tener en ningun momento de su día a día acceso a internet.

Estar conectado hoy en día es importante, es más bien algo fundamental para estar al día de todos los movimientos de nuestros amigos en las redes sociales, para consumir información relevante a nuestros intereses en tiempo real, para jugar online, para revisar nuestro correo y establecer relaciones tanto personales como profesionales. En definitiva podemos decir que internet es el nuevo modo de vida del momento presente. Ha supuesto una verdadera revolución en nuestras vidas.

sin-internet

De ahí que estudios como el que hoy os traemos resulten de lo más interesantes, vamos aver cuales fueron las principales conclusiones.

Internet es sociabilidad

Según Paul Miller las conclusiones que obtuvo al no usar internet durante un año fueron de lo más curiosas. Comenta que en un principio sintió un bienestar generalizado que le llevo a pensar que realmente internet no era algo imprescindible en su vida (como había creido anteriormente). En un comienzo no estar todo el día sentado delante del ordenador le supuso un incremente en su calidad de vida.

Comenzó a realizar más ejercicio y a tener hábitos que antes no había considerado, como por ejemplo dedicar más horas a la lectura, reencontrarse físicamente y no solo a través de la pantalla con viejos amigos que hace años no veia, poder detenerse a contemplar los paisajes y en definitiva a disfrutar de un nivel de vida más pausado y saludable.

La sociedad finalmente vence

Así nuestro protagonista nos cuenta como tras esta etapa inicialmente positiva comenzó a sentirse muy solo cuando sus amigos dejaban de invitarlo a los eventos por no estar conectado a las redes sociales, comenzo a tener conocimiento de la información de actualidad de manera mucho más lenta y en definitiva, volvió a echar de menos su actividad natural sentado delante de un ordenador. Conclusiones de lo más interesantes.

Ahora viene ka pregunta del millón ¿Tú serías capaz de estar un año sin conexión a internet?