¿Tu Propuesta de Negocio Atrae a tus Clientes Ideales?

Si bien puede parecer que crecer se trata de atraer nuevos clientes, si ese cliente no es una buena opción, en realidad puede obstaculizar el crecimiento real de tu negocio.

Los prospectos correctos verán el valor que puedes brindarles, lo que a su vez hace que tus servicios se traten menos del precio y más sobre cómo los ayudas a resolver sus problemas. No solo los clientes correctos estarán dispuestos a invertir en tus servicios, sino que también tienen las características que te permiten exhibir tu mejor trabajo. De esta manera, la relación es satisfactoria y demuestra ser beneficiosa para ambas partes.

No todo el mundo es un cliente potencial. Si intentas apuntar a todos con tu campaña publicitaria, te sentirás agotado, desorganizado y empujado hacia distintas direcciones. En pocas palabras: cuando abarcas mucho, cubres poco.

En un esfuerzo por mantenerte enfocado, recabamos junto a 2×3, 8 pasos para ayudarte a encontrar y atraer a tu cliente ideal.

Comprende tu negocio y sus metas

Antes de poder identificar a tu cliente ideal, tendrás que echar un vistazo más profundo a lo que tienes para ofrecer.

Los dueños de negocios pueden encontrar el éxito al especializarse en una o pocas cosas claves, en lugar de tratar de atraer a las masas. La manera más directa de hacer crecer un negocio es ser estratégico en la identificación de tus objetivos y luego desarrollar un plan para lograr dichos objetivos de la manera más eficiente y agradable posible.

Es importante que primero definas tu negocio. Pregúntate esto: ¿cuál es tu proyecto ideal? ¿Qué tipo de trabajo o industria disfrutas más? ¿Cuál ofrece las mayores ganancias para ti?

Una vez que hayas identificado qué problema puede resolver tu empresa y para quién, puedes comenzar a desarrollar un plan para atraer a esos clientes ideales con el mensaje correcto.

Identifica a tu cliente ideal

Desarrollar el perfil de tu cliente ideal es esencial. Al comprender a tu público, podrás conectarte con ellos y finalmente venderles. Considera estas preguntas al momento de crear el perfil de tu cliente:

  • ¿Con quién disfrutas trabajar?
  • Información demográfica (sexo, edad, trabajo, ubicación)
  • ¿Cuáles son sus necesidades?
  • ¿Qué problemas necesitan resolver?
  • ¿Qué clientes son los más rentables?
  • ¿Cuáles clientes te refirieron más?
  • ¿Con quién tienes una mejor conexión?
  • ¿Cuántos clientes realmente necesitas?

Si realmente quieres entender a tus clientes, las encuestas pueden ser una herramienta efectiva. Haz preguntas, aprende lo que disfrutan de tu servicio (y lo que no), así como también lo que les inspiró para elegirte por encima de tus competidores. Esta información realmente puede ayudarte a desarrollar tu marca, decidir qué mensajes deben estar en tu sitio web, qué servicios debes ofrecer y en qué canales debes enfocarte.

Desarrolla tu marca

Los iguales se atraen, así que tu cliente ideal se sentirá atraído por alguien con quien se sienta conectado. Por esta razón, es importante construir una sólida estrategia publicitaria.

La estrategia de marketing de tu empresa debe ser la base de los mensajes promocionales y la forma en la que te diriges a tus clientes. Para llamar la atención de las personas y atraerlas a tu marca, tu mensaje debe mostrar tu personalidad y valores únicos.

Si no te has tomado el tiempo de definir la marca de tu empresa, aquí hay algunos consejos para comenzar:

  • Personalidad: ¿cuál es tu estilo? ¿Te proyectas de una forma definida a tus clientes?
  • Voz y tono: define tu voz. ¿Eres sarcástico? ¿Gracioso? ¿Serio y formal? ¿Estás usando una voz y un tono similar en cada uno de tus canales?
  • Visualmente: presta mucha atención a los colores, formas y opciones de fuentes. Asegúrate de que se conecte con lo que tu marca busca proyectar.
  • Valores: ¿en qué crees? ¿Cómo quieres lucir ante tus clientes actuales y potenciales?
  • Visión: ¿por qué es importante tu trabajo?

Si creas una marca que te represente a ti y a tu empresa adecuadamente, entonces te resultará más fácil atraer a aquellos que puedan identificarse contigo y que por ello deseen trabajar junto a ti.

Optimiza tu sitio web

Una vez que hayas establecido tu marca y estilo únicos, y hayas definido tus valores, es hora de comenzar a atraer a tus clientes ideales.

Tu sitio web es posiblemente el vehículo más importante para mostrar tu marca y atraer nuevos clientes. Allí podrás exponer todos los elementos de tu marca, incluidos los servicios que tienes para ofrecer, tus valores, visión y personalidad.

Además de tener un sitio web visualmente atractivo e informativo, también es una excelente manera de mostrar tu mejor trabajo. En lugar de exhibir todo lo que has hecho, piensa en mostrar el tipo de trabajo que se alinea con el tipo de cliente que deseas atraer. Al hacerlo, tus visitantes comprenderán tu estilo, lo que los ayudará a determinar si tú eres el adecuado para ellos.

Manténte actual

Las redes sociales son una herramienta fundamental para encontrar y atraer a tu cliente ideal. Con tantas personas que usan las redes sociales para buscar información sobre lo que necesitan, es imperativo usar las plataformas para transmitir el mensaje de tu compañía.

Si crees que tener una presencia en cada canal de redes sociales es lo mejor, tal vez quieras reconsiderar tu estrategia. En cambio, intenta enfocar tus esfuerzos en algunos canales clave, donde tu cliente ideal pasa la mayor parte de su tiempo, para obtener el mejor retorno de la inversión.

Cuanto más se expongan sus clientes ideales a la marca, es más probable que la sigan. Es por eso que debes averiguar dónde pasan tus clientes la mayor parte de su tiempo y luego interactuar persistentemente con ellos para establecer una relación.

Para mantener tus cuentas de redes sociales creíbles, es importante proporcionar contenido coherente y de alta calidad. Las personas desarrollan un sentido de lealtad hacia las empresas que ofrecen calidad constante. Al proporcionar contenido útil, tus clientes se sentirán atraídos naturalmente por tu negocio y servicios.

Desvía la atención hacia los los resultados y no hacia los costos

Existe una gran diferencia entre ser percibido como de «bajo costo» y «rentable». Con esto en mente, es importante enfocar tu mensaje en los resultados que puedes conseguir para tus clientes, respaldándolos con pruebas.

Al centrarte en las historias y los testimonios de tus otros clientes, puedes compartir sus historias de éxito sin parecer presumido.

Mientras que en el tema de los costos, es importante entender cómo establecer tus precios. Es importante no venderte barato, especialmente cuando tratas de atraer a tu cliente ideal.

Los precios establecen expectativas de valor. Por lo tanto, si tienes precios más altos, tus clientes esperarán recibir un producto o servicio de calidad.

Inicialmente, puede ser atrevido aumentar tus precios. Si bien esto puede alejar a un grupo de posibles clientes, los que realmente sean ideales para ti, se mantendrán a tu lado. Los precios más altos significan menos clientes, sin embargo, en general, son más rentables y agradables para tu negocio.

¿Qué esperas? ¡Ya estás listo para hacer crecer tu negocio!